La relación entre el sistema inmunológico y la diabetes tipo 2

Inflamación crónica y predisposición autoinmune

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que afecta la forma en que el cuerpo regula el azúcar en la sangre. Aunque el sistema inmunológico no está directamente implicado en el desarrollo de la diabetes tipo 2, existe una relación entre el sistema inmunológico y esta enfermedad.

El sistema inmunológico desempeña un papel importante en la defensa del cuerpo contra las infecciones y enfermedades. Sin embargo, en algunos casos, el sistema inmunológico puede desregularse y causar inflamación crónica de bajo grado, lo que se conoce como inflamación sistémica de bajo grado.

La inflamación crónica puede desempeñar un papel en el desarrollo de la resistencia a la insulina, que es una característica clave de la diabetes tipo 2. La resistencia a la insulina significa que las células del cuerpo no responden adecuadamente a la insulina, lo que lleva a niveles elevados de azúcar en la sangre. La inflamación crónica puede interferir con la capacidad de las células para responder a la insulina y contribuir al desarrollo de la resistencia a la insulina.

Además, se ha observado que las personas con diabetes tipo 2 tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes, donde el sistema inmunológico ataca por error a las células y tejidos sanos del cuerpo. Algunos ejemplos de enfermedades autoinmunes asociadas a la diabetes tipo 2 incluyen la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad celíaca.

En resumen, aunque el sistema inmunológico no causa directamente la diabetes tipo 2, la inflamación crónica y la predisposición a las enfermedades autoinmunes pueden estar relacionadas con el desarrollo y la progresión de esta enfermedad. Es importante destacar que la diabetes tipo 2 es una enfermedad multifactorial en la que intervienen diversos factores genéticos y ambientales, además de la respuesta inmunitaria.

 

 

Scroll al inicio
Ir arriba